17′ ENTRE Nadia y yo

17’ ENTRE Nadia y yo, es un trabajo de investigación que tuvo una primera materialización en forma de pieza corta. Surge de una reflexión tras las olimpiadas del 2016 con esta carta:

Carta a Nadia Comaneci

Querida Nadia Comaneci,

una vez más has despertado mis ganas infantiles de empolvarme las manos con maicena para ir al lugar más vacío de la casa, mirar atenta a lo lejos y saltar entregada. Saltar en el sitio como casi la única opción ante la realidad de no haber aprendido nunca a ejecutar tus impecables remontes con los que soñaba de niña. Eso si, siempre con una atención especial en el gesto, además de un aterrizaje digno en firmeza y gracia para terminar mostrando contenta el final de mi ejercicio olímpico de suelo al público imaginario de mi salón.

Hoy vuelvo a observar tu presencia tranquila, tu cuerpo grácil, exquisito en las medidas de fuerza y elasticidad. Todo muy claro y legible desplazándote por el tatami hasta nosotros y reflexiono: ¿Qué ha pasado con la gimnasia artística de hoy? ¿qué pasa hoy con los cuerpos de hoy? ¿qué se le exige a un cuerpo en el 2016? ¿qué se espera hoy en día de un cuerpo? ¿del cuerpo de una gimnasta?

La gimnasia del 2016 ha cambiado, parece que los cuerpo tienen un ritmo más capitalista. Son más rápidos, casi no hay tiempo para los detalles. Los brazos y las piernas están más hinchados por el estrés. Parece que la gimnasia del 2016 se adapta bien a la voracidad de nuestro sistema… Lo siento, me quedo con Nadia y ese tiempo expandido que permite mirar sin estrés cada uno de sus gestos.

.

eng

Letter to Nadia Comaneci, August 2016

Dear Nadia Comaneci,

Once again you have awakened my childish desire to powder my hands with cornstarch and move to the emptiest place of this house, look attentively far away and jump with surrender. Jumping on the spot seems almost the only option, given the reality of never having learned to execute your impecable gymnastic exercises that I dreamed of when I was a kid. I always paid special attention to gestures and made firm and graceful landings, proudly showing the ending of my Olympic floor exercise to an imaginary audience in my living room.

Today I am back to observe your quiet presence, your graceful body, with exquisite measurements of strength and elasticity. A clear and understandable body, sliding across the surface on the tatami floor. And I reflect: What has happened to Artistic Gymnastics nowadays? What happened to the bodies? What is required of a body in 2016? What is expected of any body today?

Gymnastics of 2016 have changed, it seems as if the bodies have acquired a rhythm marked by capitalism. Bodies are faster, with almost no time left for detail. Legs and arms seem swollen due to stress. The world of Gymnastics is adapting well to the voracity of our system… I am sorry, I still choose Nadia and her expanded movements over time, which allow us to perceive and look at each one of her gestures with no stress.